¿Conoces los diferentes tipos de faros?

¡Hazlo social!

Los sistemas de iluminación del coche son imprescindibles para la seguridad del conductor, es por este motivo que los fabricantes de coches han ido modificando la tecnología de los faros y las luces de posición, pasando de las lámparas halógenas y el cristal a tecnologías más avanzadas como el LED o el láser. Esta necesidad es simple y llanamente primordial, no sólo para ver, sino también para ser visto por el resto de usuarios de la vía.

Lo primero que hay que saber es que los mejores faros o los más caros no sirven de nada si no alumbran correctamente. Los faros de led y de xenón incluyen tecnologías de regulación automática de altura y solo modifican su dirección de la luz dentro de unos parámetros muy concretos. Se recomienda que el reglaje de los faros se realice periódicamente, ya que es algo barato, sencillo y muy eficaz, así evitaremos deslumbrar a los conductores que circulan en sentido contrario.

Otro factor que puede afectar directamente en la iluminación es la suciedad y erosión del cristal (actualmente se utilizan policarbonatos en general).

Faro halógeno

Este tipo de faros es el más común, ya que lo incluyen de serie casi todos los modelos de gama media y baja y es el más sencillo y económico. Este tipo de faros se utiliza desde 1962 y aunque la tecnología de las bombillas ha ido mejorando con el tiempo, tienen prestaciones limitadas ya que difícilmente pasan aproximadamente de las 800 horas de uso.

El halógeno es muy parecido a las bombillas tradicionales de filamento, con la diferencia de que el interior se rellena con un gas que aumenta la capacidad lumínica.

Faro de xenón

Esta iluminación proporciona hasta tres veces más de potencia lumínica que las luces halógenas con mucha menos de potencia consumida. Este tipo de faros utilizan lámparas de descarga de gas de alta intensidad. Su haz de luz es superior al de las bombillas halógenas y su vida útil ronda entre las 2000 o 2500 horas de uso.

Con un funcionamiento y construcción diferentes, este  tipo de iluminación se compone de electrodos que generan electricidad que calienta el gas Xenón que se ubica en la ampolleta. Utiliza el mismo mecanismo que un tubo fluorescente convencional.

Se dice que este tipo de lámparas no se funden, la realidad es que no tienen un filamento pero sí que pueden sufrir averías, para saber si decae su vida útil, los síntomas que aparecen es que su tonalidad se vuelve azulada o amarillenta o que produzcan “parpadeos” en el haz de luz.

Su precio es considerablemente más caro, aunque hay que tener en cuenta que su vida útil se triplica con respecto a las primeras.

Faro de led

Este tipo de tecnología se introdujo en los coches para iluminar las ópticas de los frenos y los intermitentes. Cuentan con diversos diodos led que funcionan con energía eléctrica de corriente continua.  Emiten su máxima capacidad lumínica casi al instante de encenderlas y permiten funcionalidades como las luces adaptativas, que reducen o aumentan la intensidad de iluminación dependiendo de las condiciones de la vía o los sistemas de antideslumbramiento automáticos.

Los diodos led tienen en teoría una duración infinita. La parte negativa es que un faro de led es generalmente una unidad indivisible, por lo que la rotura de este componente suele implicar el reemplazo del faro al completo y se trata de una avería que va entre 600 y 1000€ en función del modelo.

Sus ventajas son evidentes: poco peso y posibilidad de instalarlos de casi cualquier forma con un consumo realmente reducido y sobre todo, una vida útil que gira sobre las 10.000 horas.

Faros láser

Audi y BMW han ido un paso más allá de los led, y han sido los primeros en incorporar de manera opcional en sus vehículos los faros láser. En resumen, son un sistema que gasta menos energía y que ilumina más. Los nuevos faros láser pueden llegar a iluminar hasta 600 metros de distancia, el doble que los faros led. Son ópticas de gran fiabilidad con una larga vida útil, incluso ante un uso prolongado en condiciones extremas.

El precio de los faros de última generación es muy elevado si los comparamos con los sistemas halógenos o de xenón. Además, es posible que haya que cambiar la óptica entera ante un fallo. Pero si tenemos en cuenta sus posibilidades y rendimiento, son sistemas de iluminación inalcanzables por las luces tradicionales.

En cuanto a la seguridad, las luces led y láser son claramente superiores gracias a sus prestaciones. Si hubiera que escoger entre un sistema u otro, la decisión debería tomarse en función del uso del vehículo. Estas permiten crear ópticas más pequeñas con mayor libertad y de forma más eficiente ya que consumen un 30% menos al de sus alternativas.

Author: Buscador de Talleres

Encuentra el #taller que necesitas para tu coche, consulta su web, pide cita o presupuesto, localiza ofertas.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos en la red!